Innovación en tiempos de incertidumbre

26/11/2019

Innovación en tiempos de incertidumbre

Innovación en tiempos de incertidumbre

El torbellino de acontecimientos que vivimos en los últimos meses siembra la incertidumbre, la duda y el miedo en algunos casos, en todos los estamentos sociales, pero en especial en nuestras empresas. Un contexto crecientemente adverso del no pueden  ustraerse la comunidad de Castilla y León y su tejido productivo.

Sufrimos una campaña electoral sin solución de continuidad desde hace meses, una provisionalidad institucional que paraliza la puesta en marcha de medidas efectivas, sumado a un entorno internacional que amenaza con guerras comerciales de alcance global y rupturas de estructuras de consenso. 

Las empresas de nuestra comunidad, como las del resto del país, y muy en particular las pymes, temen que este entorno hostil detenga la senda de recuperación y crecimiento de los últimos años, lo que podría llevar aparejado un descenso en la inversión en innovación. 

La evaluación intermedia realizada en 2017 de la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una "Especialización Inteligente de Castilla y León 2014-2020 (RIS3)", cuyos resultados han sido presentados recientemente, muestran cómo Castilla y León se sitúa como la comunidad autónoma que ha experimentado la segunda mayor subida en gasto en I+D en 2017, mientras mantiene el quinto  puesto en esfuerzo tecnológico.

Pese a estas buenas cifras, España, al igual que otros socios europeos, sigue incumpliendo los objetivos de déficit establecidos por la Unión Europea, y se posiciona lejos de las cifras objetivo de inversión en I+D+i con respecto al PIB.
No olvidemos errores del pasado: en coyunturas de crisis, cuando toca apretarse el cinturón, se reduce al inversión privada y pública en I+D+i. Es un error equiparar la innovación a un gasto prescindible en momentos de recesión y no considerarlo un proceso de  inversión para precisamente salir de dicha situación.

Nadie tiene una varita mágica para salir de este círculo vicioso, pero es cierto que ya están surgiendo diversas iniciativas en distintos ámbitos sociales y empresariales del país reclamando de una vez por todas un acto de Estado por la Innovación, alejado de intereses electorales o partidistas. 

Es hora de pensar en la I+D+i como un asunto de Estado, y de que nuestras instituciones nacionales y regionales, en el seno de una Europa debilitada, ayuden de verdad a contar con un entorno ilusionante para innovar y emprender, y para dar la vuelta a modelos de negocio trasnochados, con el objetivo de infundir confianza y ganas de invertir en el entorno privado.

 

Rafael Pérez - Responsable de FI Group en Castilla y León

 

CATEGORíA: