¡El primer viaje del hombre a la Luna cumple 50 años!

01/07/2019

¡El primer viaje del hombre a la Luna cumple 50 años!

Señor luna

 

El 20 de julio de 1969, tras 96 horas de viaje espacial, la nave Apolo II se posó en la Luna y Neil Armstrong se convertía en el primer astronauta en pisar el suelo lunar. Desde entonces, un total de 6 misiones espaciales aterrizaron en la luna, llegando a caminar sobre ella hasta 12 astronautas. Desde F. Iniciativas, en este 50 aniversario tan especial, analizamos la evolución de esta industria clave en España:

La industria aeroespacial española se encuentra en crecimiento constante, ocupando en la actualidad el quinto lugar en Europa en términos de facturación y el octavo a nivel mundial. En 2017 superaba los 11.180 millones de euros en ventas y empleaba a más de 56.404 trabajadores, contando además con una inversión en I+D muy importante. De hecho, el 7,4% del gasto en innovación de España es ejecutado por las empresas integrantes de la TEDAE, Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio.  Por orden decreciente, las regiones en las que se concentra esta actividad son: Madrid, Andalucía, Castilla la Mancha, País Vasco y Cataluña.

La aeroespacial española cubre toda la cadena de valor de una aeronave, destacando en campos como el transporte militar y aviones para misiones especiales; turbinas de baja presión; mantenimiento, funcionamiento y reparación; reabastecimiento de combustible y gestión del tráfico aéreo. España también tiene una industria altamente especializada en motores de aviación y tecnología de ingeniería de propulsión, con experiencia en procesos de fabricación avanzados. Tanto es así que es uno de los 10 países del mundo con capacidad para construir un avión de principio a fin; lo que implica conocimiento y experiencia en diseño, fabricación, ensamblaje, certificación y mantenimiento de las aeronaves.

Por todo ello, hay varios centros espaciales con sede en España. Los más importantes, ubicados en Madrid, son: el Centro Europeo de Astronomía Espacial, el Centro Europeo de Investigación y Tecnología de Boeing y el Centro de Comunicaciones de Espacio Lejano de Madrid (NASA). Este último jugó un importantísimo papel en la llegada del Apollo 11 a la Luna, al funcionar como centro de comunicación entre la nave y el centro espacial de Houston (EEUU).

España fue también el país que primero desarrolló la fibra de carbono para los aviones, lo que permitió reducir el peso del vehículo y mejorar su aerodinámica y nuestro Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, es el primer astronauta de nacionalidad española.

Con la llegada Marte y el regreso a la Luna como ambiciones aeroespaciales, solo esperamos más protagonismo de nuestra industria aeroespacial y acompañar a todas estas empresas en su viaje en busca de financiación de la innovación con más hitos históricos que poder celebrar.

 

CATEGORíA: